Celulitis

La celulitis es una alteración de la estructura de la dermis, la capa media de la piel, generando cambios circulatorios que en la medida que se agravan, se hacen visibles. El 90% de las mujeres tiene celulitis, caracterizada por ese aspecto poceado o “piel de naranja”. Los síntomas característicos son de pesadez y congestión en las piernas. Existen diferentes tipos y grados de celulitis y diferentes causas que exigen la evaluación individual de cada caso. Todos los tipos de celulitis presentan el aspecto irregular de la piel y aunque no existe publicación alguna que demuestre que esta afección tiene cura, existen distintas opciones de tratamiento para mejorar el aspecto y la calidad de vida del paciente. Para que cualquier tipo de celulitis pueda mejorar es indispensable definir con exactitud el tipo, el grado y las causas para desarrollar el tratamiento más adecuado.

Tipos de celulitis

  • Compacta: con tejidos firmes al tacto.
  • Fláccida: su característica principal es el balanceo de los tejidos durante la marcha.
  • Edematosa: aumenta el tamaño de las piernas a causa del edema.
  • Mixta: La mayor parte de los casos presentan más de un tipo de celulitis según la localización en el cuerpo.

Los cambios hormonales que se producen durante el embarazo e incluso el sobrepeso natural que el cuerpo debe enfrentar durante esos nueve meses pueden empeorar el cuadro y, aunque no produce dolor, es frecuente que las mujeres manifiesten pesadez en las piernas. Los tratamientos se basan en el mejoramiento del poceado y la reducción del grado de celulitis de la paciente pero es indispensable realizar el correcto diagnóstico para evaluar el tratamiento más adecuado.

Tratamientos posibles para la celulitis

Para el tratamiento deben incluirse  todos los factores. Comenzando con una correcta alimentación y actividad física.

Se continúa con el tratamiento local cosmético como espumas o cremas y la indicación de ampollas bebibles de principios activos micro estimulantes.

En cuanto a la medicina estética, esta da herramientas esenciales para su mejoría empezando por la mesoterapia semanal con la aplicación de agentes reductores, tensores y activadores venosos y linfáticos. Se necesitan al menos diez sesiones.

La aparatología es la siguiente herramienta en estética y se utilizan principalmente la ultracavitación y la radiofrecuencia tripolar. Es en la alteración de ambos tratamientos donde se logran mejores resultados. Se complementan con presoterapia  y termolipolisis.
Se debe esperar una franca mejoría en ocho sesiones combinadas de todos estos elementos.

  • Radiofrecuencia corporal
  • Termocell
  • Ultracavitación
  • Presoterapia
  • Electroestimulación
  • Mesoterapia corporal
  • Tratamientos dermatocosmiátricos