Dermopigmentación como maquillaje permanente

La dermopigmentación es una técnica complementaria a otros tratamientos faciales pero también se torna una opción natural para conservar el maquillaje las 24 horas del día.

Su uso es habitual en personas en las que el  uso de maquillaje convencional resulta en alergias, aquellas personas con problemas motores o visuales que compliquen el automaquillaje, personas cuya actividad ponga a prueba el maquillaje convencional (deportistas, actividades con contacto permanente con agua, sudoración excesiva), personas muy ocupadas que no tienen tiempo o ganas de dedicar tiempo a maquillarse y para la corrección de líneas naturales y alopecias localizadas del rostro. Logrando redefinir las facciones que el paso del tiempo va borrando.

Se aplica en:

  • Labios: En los labios el delineado permite corregir asimetrías, y darle una forma pareja, color y un contorno natural. Suele utilizarse para perfeccionar la forma de los labios o para darle color a zonas que lo han perdido, dándole una imagen natural al cambio.
  • Ojos: Al ser utilizada en los ojos, esta técnica permite dar un marco natural a los ojos, lograr una óptica diferente, agrandándolos y dándole vida a la mirada. Puede llevarse a cabo con diferentes colores y formas, adaptándolos a las características del rostro, tanto en el párpado superior como el inferior. Con la técnica del punteado sobre el nacimiento de las pestañas puede lograrse un acabado más natural y si se realiza en forma de raya se logra un delineado más notorio.
  • Cejas: En las cejas también se utiliza para corregir imperfecciones, cicatrices, calvicie o para mejorar trabajos anteriores. Consiste en imitar pelo a pelo la forma y color de las cejas y poblarlas. Permite redibujar las cejas provocando un efecto de lifting natural, modificando el arco, el final, la forma o la posición y, de esa forma, rejuvenecer la mirada.

Para el uso de esta técnica se requieren dos sesiones. En la primera se dibuja con un lápiz para darle la forma correcta,  luego se elije el color del pigmento y una vez de acuerdo con la persona a tratar, se realiza la dermopigmentación. En la segunda sesión, se controla que el color  haya tomado parejo y de ser necesario, se retoca.