Presoterapia

Es la aplicación de presión, positiva o negativa, para producir un vacío sobre una zona del organismo y tener así un intenso estímulo circulatorio. La introducción de aparatos automáticos ha hecho que este vacío pueda conseguirse mediante aplicadores locales, de presión continua o alterna.

Presoterapia en el embarazo

La presoterapia cubre un amplio espectro en el tratamiento de linfedema, insuficiencia venosa, estimulación muscular y circulatoria. Durante el embarazo es sumamente frecuente la aparición de edemas en los miembros inferiores a consecuencia del aumento de presión abdominal y el enlentecimiento de la circulación venosa y linfática.

Así, sus resultados no sólo mejoran el aspecto estético, sino también el aspecto clínico y funcional dándole a la embarazada una calidad de vida muy superior al reducir la sensación de pesadez en las piernas.

Presoterapia en la menopausia

La menopausia y los cambios asociados fueron y aún son el objetivo de numerosos estudios para buscar la forma de evitar el deterioro físico -secundario al cambio hormonal- y el tratamiento de las secuelas que ese deterioro genera. En la mayoría de casos, se relaciona con un aumento de peso asociado a la retención de líquidos en los intersticios celulares y una insuficiencia venosa en las extremidades inferiores. No debe olvidarse la pérdida de densidad ósea asociada a la menopausia con la aparición de trastornos osteomusculares.

La presoterapia secuencial es un gran aliado para el tratamiento de las alteraciones orgánicas asociadas a la menopausia. Efectúa un masaje de las extremidades y el abdomen, de manera que elimina el exceso de líquido acumulado y estimula la circulación venosa de profundidad a superficie provocando una gran mejoría estética y la reducción del riesgo de trombosis venosa.

El masaje abdomino-pélvico estimula el drenaje linfático de los colectores abdominales favoreciendo el riego de los músculos abdominales y lumbo sacros, mejorando su consistencia. Mediante el estímulo de la circulación profunda y superficial así como de la eliminación de toxinas, se favorece además la disminución de celulitis y la reducción de la grasa derivadas del sobrepeso y de los cambios hormonales propios de la menopausia o pre-menopausia.